Monthly Archives: April 2011

Como soy yo

Hoy compartimos una poema muy linda escrita por una joven que tiene poco tiempo de estar en el centro de internamiento. La escribió un sábado mientras descansaba en una cobija en la grama y hacía flores de papel.

Como soy yo

Yo me estoy pintando.
Escojo los colores que a mi mas me gusta
que son el rojo, blanco, verde y celeste.

El rojo porque es el color de sangre que llevamos en nuestros cuerpos.
El blanco me gusta porque es santidad y pureza para Dios.
El verde es bendición, porque Dios como la naturaleza es verde.
El celeste porque es el color del cielo.

En el fondo es la naturaleza porque es creación de Dios.
En mis manos voy a tener un pincel para poder dibujar,
y una tabla.

En mi cara van a ver una alegría inmensa
que se puede ver en mi reflejado el rostro del Señor.
Una sonrisa que vea toda mi familia
que en mi hay una alegría
y que através de mi habita Dios.

Van a ver que estoy muy contenta,
una persona alegre, cariñosa, comprensiva.

Lo dará a mi familia porque este año no los veo
quiero que vean que no soy la misma persona que hace años dejaron.
Que vean que tampoco soy la que hace un año quedó y decidió andar en la calle.
No soy la misma porque Dios ha cambiando mi corazón.

El título va a ser “Como soy yo”.


Nunca has estado desesperado

Nunca has estado desesperado
Joven, 20 años


Nunca has estado desesperado
hasta que viene a un lugar como éste.
Por una cagada tan insignificante
perdí varias cosas.
Me dio una onda que sentí que
empezó a sudar las manos.
Me sentí como cuando alguien te pega
y querés desquitártelo con un golpe,
y sabés si lo hacés
vas a perder mas.
Me puse roja,
sentía la piel eriza de la cólera.
Sentía las palabras que quería decir a ella
y la mente que funciona rápido,
como cuando un reloj está descompuesto
y pone las pilas
y empieza a funcionar muy rápido.
Uno trata de contenerse
pero yo me pongo a llorar,
de mi impotencia
de no poder hacer nada,
sabiendo que estaba en frente.

Nunca has estado desesperado
hasta que viene a un lugar como éste.
Me sentía que todo el mundo
me quedara viendo mal,
me sentía como rechazada.
Quería poner un muro
con mi mundo.
Un cajón,
que nadie me pudiera ver ni tocar.
En el cajón pusiera mi rencor,
el dolor, el amor,
para no tener amor para nadie.
Quisiera ser una piedra
que no tiene emoción.

Nunca has estado desesperado
hasta que viene a un lugar como éste.
Para deshogarme
me pongo a llorar.
Lloro hasta que no me salen lágrimas
Duermo todo el día,
ni me dan ganas de comer
Pensando no volver a hacer
el error que hice otra vez.


Carta de amor

Algún día lo sabrás

Como estás
solo te quiero
saludar
esperando que no te encuentres mal.
Yo sé que no me conoce
pero yo a ti te he visto más.
Solo quisiera platicar
y saber por donde estás
si algún día llegáramos hablar
te diría lo tanto que me gustas
y así te podría besar
sin dejarte ir jamás
y poder soñar que estaremos juntos
por la eternidad.

Cuando llegue su tiempo
algún día lo sabrás
y tal vez lo entenderás
pero ahora solo estarás
en mi mente y nada más.


Cambios

Hoy iniciamos un viaje. Una chica está detenida, se encuentra privado de libertad en un centro de internamiento, sale con permiso a su casa durante un fin de semana, piensa en el futuro después de que salga… Es una historia familiar, pero, ¿qué es lo que está pensando? ¿Qué se siente? ¿Cómo percibe los cambios en su mundo? El sentimiento de desesperación es un tema muy común en la escritura de las chicas privados de libertad, y algo que se expresan en varias maneras. Hoy, la desesperación es frustración, es querer sacrificar seguridad por libertada y el anhelo de la vida que perdió.

Caí a los 12 años un 21 de octubre,
fue feo cuando caí.
Lloraba porque pensaba
¡puchica! estaba afuera y ahora adentro.
Gran despabil afuera y aquí….
Después de estar acostumbrada a otra onda.
te acordás y te entra
una desesperación para irte.

Me aburren los talleres y la escuela,
con la misma rutina.
Por ratos se desespera aquí pero
allá afuera estás pensando
‘me van a matar o me van a hacer algo’.
Sabes que aquí no te puede pasar nada
aunque a veces me desespero
y me dan ganas de irme.

Fui una vez a una visita domiciliar
y toda ha cambiado allí por mi casa.
Ya no son los bichitos de antes,
los niños chiquitos ya están grandes
con otra mente.
Unos ya fumando en la colonia.

Cuando salga, que me van a decir?
Los bichos que conocía,
no sé que me van a decir.

Cuando salga pienso ir a cuidar a mi abuela,
esperar un tiempo y buscar un novio.
Quiero agarrar ingeniería en sistema,
cuidar a mi hermana.
Quiero ver a mi mejor amiga,
pero a saber como estaría ya.
Voy a ir a fregar con los bichos de la colonia
y les voy a contar como es aquí.

Obviamente no toda mi vida
voy a ser una mantenida,
entonces tengo que independizarme.


Mi poema hacía Dios

Mi poema hacía Dios
Joven, 15 años

Si mis manos pudieron tocarte,
mis brazos abrazarte,
mis oídos escucharte,
mi vida cambiaría en un instante.

Si mis ojos pudieron ver ese ángel tan bello
y mi corazón sentir ese amor sincero,
mis pies correrían a mil por hora
para alcanzarte y agradecerte
por el inmenso amor que me tienes.


Algo malo, algo bueno

Publicada por: María

Aquí tenemos una reflexión sobre la vida diaria por una joven que tiene unos seis meses de estar internada. Le pregunté que reflexionara sobre este año que pasó, y me dijo, ‘este año? Qué solo cosas malas han pasado!’ Comenta que le ha ido mal en la escuela y la decepción de no ganar permiso para ir a una excursión especial a un turicentro con las demás chicas. Su lucha diaria, decepción, y ansiedad no son tan distintos a los de cualquier joven; los altos y bajos, la necesidad de distraerse de la tristeza, la tendencia a fingir que todo está bien.

Nos presenta con un buen momento para reflexionar sobre mecanismos de sobrevivencia, sobre como sobrevivimos cuando parece que el mundo entero nos cae encima. Es interesante fijar que lo primero que menciona ella es matemáticas! Una persona no aguanta siempre pensar en los problemas grandes que le afectan, por ejemplo, el hecho de estar encarcelada por un tiempo prolongado. Enfoca en el presente, y su lucha más urgente es no dejar una materia en la escuela. Todos y todas nos podemos identificar con esa desesperación, frustración y distracción. ¿Cómo sobrevivimos en el presente cuando estamos viviendo un momento difícil? ¿Cómo nos distraemos? ¿En qué encontramos fuerza?

Algo malo, algo bueno

Lo malo que ha pasado,
¡los exámenes!
La mate me he ido mal,
estoy 0
porque no entiendo.
Me da cólera
porque no lo podía.
Mejor lo di al profe,
le dije que no pude hacerlo.

Algo malo que ha pasado,
que no fui a la excursión,
tenía ganas de llorar.
Sabía que por algo iba a ser,
Dios sabe,
Quizás que iba a pasar algo.
Estaba ilusionada.
Solo vi cuando se iban,
fuimos al cuarto,
oímos música,
nos pusimos a bailar.
No teníamos nada que hacer,
y mas si quedaba con la otra
que quería llorar,
me iba a dar ganas de llorar.

Algo bueno que ha pasado,
mi familia me viene a ver
a estar conmigo.
No estoy tan mal aquí
Pero por veces
¡juela!
¡me quiero ir!
Me siento desesperada que quiero ir.
Solo me pongo a pensar,
pido paciencia a Dios siempre.
Me pongo a andar caminando
para que se me quite la desesperanza.

Algo bueno que ha pasado.
que estoy viva,
que me he portado bien.
Fui bien en la primera revisión
No he ganado informes todavía
ojala me vaya bien en el segundo.


Justicia

Publicada por: María

Queremos compartir una poema escrita por una joven de veintidós años que ha estado privado de libertad por mas de dos años. Iniciamos con su poema, ‘Justicia’ porque toca en una manera muy pensativa los temas de la oportunidad, la exclusión social y la idea que violencia genera más violencia. Da una introducción necesaria a la situación en que viven muchos jóvenes, antes de entrar en temas mas pesados y personales como el abuso, abandono, y muerte. Hay una belleza en la manera en que nos hace preguntas simples pero profundas, y nos cuesta contestarlas porque nos hace cuestionar la responsabilidad que tenemos en cuanto a la situación de violencia y marginalización de jóvenes.

Ella nos invita a retomar el tema de justicia, a profundizar más de solo pensar en el delito y el castigo, y hablar de la oportunidad y de las contradicciones de la sociedad en cuanto al tratamiento de los jóvenes. ¿Cómo pretendemos ‘reinsertar’ a jóvenes que nunca han sido incluidos ni tomados en cuenta? ¿Cómo sería un proceso de justicia que abordara la sanación de la víctima, el joven infractor y la comunidad?

Este es un espacio para analizar la manera en que la sociedad construye el personaje del ‘menor infractor’ y del ‘joven violento’. Es para que aceptemos nuestro rol en la exclusión social, en mantener el ‘estatus quo’ y apoyar las estructuras de poder que mantienen todos en su lugar destinado y asumamos nuestra responsabilidad de ser agentes de cambio.

Justicia

Justicia. ¿Cuál justicia?
Si la juventud se pierde cuando nos cierran
las puertas y nos dejan
como guitarrassin cuerdas.
¿Cómo esperas tu justicia una rosa
si lo que siembras son espinas?
¿Cómo esperas escuchar
si has exigido silencio?
Nos has cerrado las puertas,
nos ha quitado la libertad
y nosotros solos pedimos una oportunidad.
¿Por qué nos das la espalda
cuando te pedimos una mano?
¿Cómo nos pides amor
si nos has arrancado el corazón
y lo tienes en una jaula
en la cual no puede salir?
Acaso no fuiste joven.
Acaso no cometistes errores,
pero a nosotros nos dejan en el olvido,
nos hacen perder nuestra juventud.
Siembran odio y quieren cultivar amor.
¿Por qué no extiendes tu mano
y le das a mi corazón libertad?

Ella nos pregunta, ¿Cómo esperas una rosa, si lo que siembras son espinas? Entonces, ¿qué tenemos que sembrar para cultivar una cultura de paz?