Monthly Archives: June 2012

El Mar y El Cielo

Publicado Por: Olivia

Esta joven, cuando me estaba leyendo este poema, empezó a reírse tanto que no podía parar.  Me dijo que se lo entregó a un custodio que le gustaba, que la inspiró a escribir.  Cuando la pregunté por qué, me dijo que la recuerde a un novio con quién andaba afuera.  Las jóvenes privadas de libertad quieren vivir su adolescencia, (quieren enamorarse y experimentar y salir con los amigos)  y están conscientes que adentro es imposible esto.  En el poema, dice que la misma distancia existe entre ella y él que el mar y el cielo.

El Mar y El Cielo

Joven, 19 años

En una mañana fresca como cualquier otra

Me pasó algo lindo cuando vi a mi alrededor

Me choqué con una mirada linda, dulce y tierna

Una de esas miradas que basta con una para que alguien te robe el corazón

Una mirada brillante e incomparable

Era una de esas pocas miradas como pocas

Al tenerla cerca te hipnotiza y hace que te olvides de todos y de todo

Una mirada que cuesta hallar pero cuando la encontras

Pretendes conservar

Como algo valioso e importante para ti

Y el buscarla y no hallarla

Te desespera y abruma de una manera incomprensible

Porque es una de esas miradas donde no existe el tiempo

Solo el momento en el que puedes contemplarla.

Esa mirada es la que reflejan tus ojitos

En esa carita angelical

Te ves tan lindo, tan dulce y sincero

como pocos

me encantaría perderme en tu mirada

ahogarme en un beso de esos ricos labios rojos

cubrirme con tus brazos y poder refugiarme en tu pecho

pero yo se que eso nunca va a suceder

es igual de imposible que el agua se junte con el fuego,

el mar con el cielo,

es como poder tocar las estrellas con la punta de mis dedos

Tu eres tan sagrado para mi

Que ni siquiera tengo que tocar

Y no es porque no quiero

Sino porque no debo

Así que para mi siempre serás

un amor inalcanzable

un amor prohibido

un amor de lejos

un amor no correspondido

Un amor platónico

Yo seré el mar y tu el cielo

Advertisements

La Tristeza de Ella

Publicado Por: Olivia

Esta joven escribió del dolor de su abuela, (quien la crió) por tener a una hija encerrada y por no poderla abrazar ni aconsejar, ni decirle “te quiero.”  Como muchas, siente mucha culpa por el sufrimiento de su abuela, y porque falló a la persona que le ha dado “el todo para nada,” que la enseño lo malo de lo bueno.  “La quiero recompensar por todo el tiempo que me tuvo que venir a ver aquí.”

La Tristeza de Ella

Joven, 18 años

La he visto sentada, llorando en el puesto, pidiéndole a Dios que me de sabiduría.  La he visto diciéndole a la gente que a pesar de lo que dicen, yo soy su hija.  La he visto imaginándome libre con una nueva vida, con nuevos proyectos.  La he visto recordándose del pasado, cuando vine de la escuela a acompañarle en el puesto.  La he visto viendo mis fotos y diciendo que nunca se imaginó que su hija iba a caer en un lugar así.  La he visto viendo mis muñecas y acordándose cuando yo era pequeña.  La he visto intentando ser fuerte cuando ve mis cosas guardadas en la casa, esperando que algún día vuelva a tocarlos.  La he visto haciendo la comida que me hacía, (que a veces me la comía todo y no le dejaba nada).  Ahora come sola.  La he visto sola en la casa, llegando para comer y dormir, la tristeza de ella es mi tristeza.