Monthly Archives: May 2013

La Calle

La Calle

Bad Girl

Estas bichas presas dicen que saben pelear
Que pueden hacer de todo
Que tienen mañas que uno no tiene
Que la calle es joder

-Ni saben que es la calle-

Vivir en la calle es arriesgarse a que te den duro
Es no tener un techo donde vivir
Es aguantar grandes tempestades y frío
Es pasar hambre
Es encontrar amigos que solo te inducen a cosas malas
Es terminar en la cárcel o en el hospital -con suerte-
Es tener que obedecer a un corredor de clica*
en vez de a tu mamá y tu papá
Es exponerte a que te maten y a que te violen
Es no tener el refugio de nadie

Para ellas es un orgullo decir que son de la calle
porque no saben como es criarse allí.
La calle no es la gran cosa,
es lo peor que le puede pasar a uno.
Si hubiera sabido que era la calle,
no la hubiera escogido.
Pero como el camino es así…

*corredor de clica: persona dentro de la pandilla que da órdenes en la calle

Advertisements

No sabía que era palabrero*

Publicado por: Olivia

No sabía que era palabrero*

Margarita

No sabía que era palabrero
pero yo a él lo quiero mucho
pensé que era una persona
que no llegaba a gran límite
pero aun así él era todo

El decía que me amaba
yo le creí
aunque ahora él va a ser papá
quiero sacármelo de mí
y no puedo

De la noche a la mañana
tiene otra mujer
me duele mucho
pero así es una de mujer
-pendeja-
le creemos a los hombres
sin pensar lo que hacen

*palabrero: una persona de respeto dentro de la pandilla que da ordenes


¿Cómo les digo homeboy?

Publicado por: Olivia

¿Cómo les digo homeboy?  

Butterfly

Homeboy era
una palabra
que me llegaba un montón
por como se oía.
 
Un homeboy era
alguien fuerte
con autoridad y carácter
seguro de lo que hacía.
 
Un homeboy era
alguien iba a estar allí
desde el principio
que nunca me iba a fallar
que me iba a apoyar y corregir.
 
Los homeboys eran
mi familia
que no me dejaban perder
que me protegían, me cuidaban,
y me daban amor.
 
Un homeboy me daba seguridad
de que si pasaba algo,
íbamos a responder todos por igual
porque sentíamos la alegría
de compartir el mismo dilema.
 
Un homeboy iba a meter pecho por mí
si no salían las cosas como queríamos.
Un homeboy jamás
quisiera un daño para mí.
 
Pero llegó el día
en que vi
las dos caras
de la moneda.
 
Noche. Una casa. Alcohol. Drogas. Dinero.
5 homeboys. A verga. Bien pedo. Música. Armas.
Insistencia. Resistencia. Enojo. Decepción. Gritos.
Suplicación. Mis llantos. Sus risas.
 
Yo Les Valí.
 
Asco.
Repugnancia.
 
No podía hacer nada.
 
Mi mente se bloqueó
para no sentir más.
 
Abandono.
Soledad.
Entre medio de tanta gente
no me veían.
 
Arrepentimiento por haberme salido de mi casa.
Miedo de seguir caminando en la calle.
 
¿Cuántas más personas habían así dentro de mi pandilla?
 
¿Cómo les digo homeboy
después de lo que me han hecho
sabiendo que yo era parte de la misma familia?
 
¿Cómo les digo homeboy sabiendo
que lo que me hicieron me iba a lastimar
y perjudicar como mujer?
 
¿Cómo les digo homeboy con respeto
si a la larga solo es el plante, la muy paja de lo que son…
los firmes, los respetuosos…
 
¿Cómo les digo homeboy
con el cariño y afecto que me piden
si en realidad me dan asco y decepción?
 
Algunos pocos
tienen ganado
llamarse homeboy.
 
Pero para mi
la palabra perdió su significado
la noche que me demostraron
lo que son capaces de hacer.