Category Archives: La calle

La Calle

La Calle

Bad Girl

Estas bichas presas dicen que saben pelear
Que pueden hacer de todo
Que tienen mañas que uno no tiene
Que la calle es joder

-Ni saben que es la calle-

Vivir en la calle es arriesgarse a que te den duro
Es no tener un techo donde vivir
Es aguantar grandes tempestades y frío
Es pasar hambre
Es encontrar amigos que solo te inducen a cosas malas
Es terminar en la cárcel o en el hospital -con suerte-
Es tener que obedecer a un corredor de clica*
en vez de a tu mamá y tu papá
Es exponerte a que te maten y a que te violen
Es no tener el refugio de nadie

Para ellas es un orgullo decir que son de la calle
porque no saben como es criarse allí.
La calle no es la gran cosa,
es lo peor que le puede pasar a uno.
Si hubiera sabido que era la calle,
no la hubiera escogido.
Pero como el camino es así…

*corredor de clica: persona dentro de la pandilla que da órdenes en la calle


¿Por qué tiramos el paro?

Publicado por: Olivia

Muchas mujeres y jóvenes privadas de libertad están presas por “tirar el paro,” o por hacerles favores a miembros de la pandilla (traer extorsiones, mover armas, transar drogas, entregar a enemigos, etc.).  Las mujeres se arriesgan en maneras bien yucas para sus maridos y para los bichos del barrio, y después muchas se sienten desilusionadas y abandonadas pagando el crimen (sola) adentro.  Muchas veces, cuando cae presa una mujer, la abandona su jaino (novio) y consigue otra.  Sin embargo, pocas veces cuestionan este dinámica de “tirar el paro” a los homeboys.  Ayer, yo le pregunté a una joven, y el siguiente poema es el resulto de esa conversación.

¿Por qué tiramos el paro?

Joven, 18 años

Yo lo hacía
¿por qué?
He pensado y pensado
Y nunca he llegado a una conclusión
Lo hacen por feria* la mayoría
Algunas lo hacen por miedo
Yo quizás para quedar bien
Para guardarlos a ellos
Les agarré cariño a estos majes
Pero nunca pensé que iba a pagar

Los bichos no pueden hacer lo que un civil hace
Es mentira que un homeboy va a mover un cohete
Siempre tiene su bray**
Pero una mujer sí puede poner su faldita, sus tacones
En la cartera puede andar marijuana, una pistola
Y un jura no la puede revisar

Utilizan a las mujeres
La mujer es más bruta en este sentido
En todo dice “si”
Todavía no caigo en ¿por qué?
Pero aquí estoy, pensando

*dinero

**el estilo de los homeboys, que atrae a la policía

 


¿Qué otra cosa podía hacer?

Publicado por: Olivia

Un tema que se repite en conversaciones que tenemos con las jóvenes es la venganza.  Muchas han experimentado la pérdida de seres queridos, parejas y amigos, y han expresado su deseo de quitar todo el dolor, sufrimiento y enojo que sienten al enfrentar la muerte violenta.  Esta joven escribe sobre su reacción cuando torturaron y mataron a su querida tía.

¿Qué otra cosa podía hacer?

Joven, 17 años

Se siente bien feo saber que no podes hacer nada.
Ver a mi abuela llorar a su hija
Ver a mi mamá, mis primas, cuando la enterramos
Yo la pinté cuando la velamos
La sangre de ella era igual que la mía

¿Que lo metieron preso hartándose de la costilla del gobierno mientras que mi tía contaba aviones?  No me bastaba esto.

No pude aguantar la necesidad de vengarme
Supe quien lo había hecho, entonces hice lo mismo a él
Me hizo sentir bien.  Después sentía mas paz
Me desquité. Ni él ni ella.
Por lo menos ya no se iba a reír por haber quitado una buena pieza


La calle

La calle
Joven, 17 años

A veces pensamos que la calle es nuestra amiga,
que nunca nos va a dejar solos.
Siempre va a estar con nosotros,
nos va a apoyar en los peores momentos de nuestras vidas.
Lo que la calle nos ofrece
es lo mejor que podemos tener,
que en la calle te sentís lo mejor.

Pero cuando llega algo difícil de tu vida
te das cuenta que la calle no te apoya,
que sinceramente no era tu amiga como creías.
La calle siempre va a estar allí para recibirnos,
pero nosotros nunca vamos a estar allí para recibirla
porque ella nunca va a acercar de nosotros.

La calle nos da tentaciones, vicios,
llega un momento en que la calle te llega a desesperar
porque en la calle es estar vicio.
Pensás que todo lo que te ofrece está bien, está perfecto,
pero es un engaño
porque en los peores momentos no está contigo
ni piensa ayudar.
Te sentís traicionada, defraudada
me pone triste por pensar que tantos momentos que pasé con la calle
y ahora que estamos mal
la calle no está con nosotros cuando mas necesitamos.

Nosotros damos amor a la calle
pero la calle no nos da amor
nos trae desilusión.
Se siente bien que sabes que está esperándote.
Allí está el detalle,
que no te siempre te va a estar esperando para algo bueno.
Donde caistes una vez, podemos volver a caer

En mi, estaría mejor alejarme de la calle,
de la que me causó tristeza, daño, desilusiones,
donde pasé tristezas, amarguras, y muchos sentimientos mas.

A pesar de todo
quisiera regresar a la calle.
Esta vez para yo dominar a la calle
no la calle como dominó con los vicios a mi.