Category Archives: Manejo de estrés

Un viaje a Acapulco

Este poema es un esfuerzo colaborativo de dos jóvenes del centro, una estudiante norteamericana de trabajo social que compartió dos días con las chicas conociendo un poco de la experiencia de jóvenes privados de libertad en El Salvador, y yo (María). Explora el deseo que todas y todos tenemos de tener un lugar adonde escapar, sea real o uno que existe en su mente. En el caso de estas jóvenes, puede ser un lugar que sí existe pero adonde no pueden ir o un lugar imaginario donde se puede olvidar de todos los estreses de la vida. Es un lugar seguro, donde estás libre a ser lo que en realidad eres, te puedes perder, encontrar, gritar, cantar, sonreír, llorar, experimentar y soñar porque nada es imposible. Visitas tu refugio para vivir un momento de tranquilidad, para inspirarte, para recordarte que tienes una ‘linda cara de ángel’ y mereces sentirte bien. Lo visitas en momentos difíciles, de desesperación, y de aburrimiento. Para nosotros en ese momento, el refugio era Acapulco, y así nos sentimos.

Un viaje a Acapulco

Quisiera ir a Acapulco,
estar en la playa,
en hoteles lujosos,
conocer gente de ambiente,
comer comida extraña,
la que nunca he comido.

Encontrar a alguien con que divertirme,
especialmente un chero que está lindo,
y sentirme bien.

Quisiera entrar en el mar,
flotar en las olas
y perderme por un segundo.
Ser uno mismo con el mar.

El agua me hace sentir fuerte, valiente y limpia.
El agua me da nuevos sueños y esperanzas.

Acostarme en las olas que vienen,
en el agua azul
y ver al cielo,
las estrellas brillantes.
Mirarse uno en el reflejo del agua,
su linda cara de ángel.

Tener la sensación que vas al cielo,
tener la mente en paz,
poder sonreír y soñar
que nunca se va a acabar.

Cada vez que la vida me golpea,
cierro los ojos y estoy en Acapulco,
siento la arena entre mis dedos
y tengo el sabor de sal en mi boca.

Busco el amor y compañía
que me hace sentir completo.

Advertisements